SEVILLA

Viajar con perro a Sevilla

Muy andaluza, muy española y, por encima de todo, muy hermosa. En Sevilla hemos encontrado una ciudad de estampas, de paseos y de palique, de tapas y de palmas, de olor a jazmín y a hospitalidad. Nos hemos divertido en Sevilla y, aunque tanto caballo tirando de las calesas me ha puesto ciertamente nervioso, hemos hallado sorprendentes acogidas, como la del Museo de Carruajes que, gracias a nuestra visita, ha colgado el cartel de “Perros, bienvenidos” y ya es dog friendly.

Sevilla es una ciudad universal, aunque sólo sea porque ha acogido dos veces la gran exposición. También por su historia y por los vibrantes acontecimientos de los que ha sido testigo. La capital hispalense tiene una enorme cantidad de atractivos turísticos y, sin embargo, aún le queda bastante camino por recorrer en su impulso a los viajes con mascotas, tal y como hemos visto en abril de 2019. 

¿ES SEVILLA UNA CIUDAD DOG FRIENDLY?

Encontrar un lugar dog friendly en Sevilla no es tarea fácil: hay escasos restaurantes, bares y lugares de interés donde las mascotas sean bienvenidas. La buena noticia es, sin duda alguna, que nuestra llegada esté cambiando las cosas y que uno de los atractivos turísticos de la ciudad haya decidido sumarse a nuestro propósito: el Museo de Carruajes. La dirección de este museo se ha apuntado un tanto haciendo de este lugar la avanzadilla de la ciudad en lo que al turismo con perretes educados se refiere.

Nos hemos quedado boquiabiertos con este tesoro, que pertenece al Real Club de Enganches de Andalucía y que esconde coches de caballos de lo más peculiares, así como trajes y miniaturas. En una de las fotos de esta página, por ejemplo, me podéis ver subido a un breack familiar del XIX (los perros debemos entrar atados junto a nuestros humanos, pero hicieron una excepción conmigo para celebrar la noticia). Agradecemos a la directora del museo, Inmaculada Torres Bofill, y a todo su equipo la amabilidad de su recibimiento y, sobre todo, el hecho de haber convertido este lugar, tras nuestra visita, en ‘dog friendly’. Es una magnífica noticia.

El museo, por cierto, se encuentra a dos pasos de la Torre del Oro, en el antiguo Convento de los Remedios, un lugar especial desde el que hace 500 años, Magallanes y Elcano partieron para dar la primera vuelta al mundo.

Felices de haber logrado este hito en nuestro primer día en Sevilla, cambiamos de tercio para dar un paseo por el Guadalquivir, esta vez en uno de los barcos de la Compañía Torre del Oro, que recibe amablemente a los turistas con peludos al pie de la misma Torre del Oro. Las preciosas vistas que ofrece el río justifican la pasión que los sevillanos tienen por su ciudad, tan llena de vida (¡y de gentío, por cierto!). En las inmediaciones hay una compañía con barcos más pequeños y eléctricos llamada Guadaluxe que, según nos dijeron allí mismo, también aceptan turistas con perro. Y los perros a los que no les gusten los barcos tienen kilómetros de rivera del Guadalquivir acondicionada para pasear.

El encontrar caballos y carruajes por doquier en lugares como la maravillosa Plaza de España o la zona de la catedral, complicó sobremanera nuestro paseo por Sevilla, puesto que los equinos me recuerdan mis primeros meses de vida en el caserío donostiarra donde nací y mis cinco sentidos solo estaban para los fortachones caballos, a los que saludaba sin parar de ladrar. Así que Pablo optó por rutas alternativas a las convencionales de los turistas. Provistos de una bici pedaleamos sin descanso por la ciudad (bueno, yo iba en mi cesta tan ricamente, jeje).

En plan nostalgia (la de mi humano, claro) pedaleamos hasta la isla de La Cartuja, donde vimos la esfera bioclimática y los edificios que se construyeron para la Expo de 1992, y paseamos por los extensos jardines que rodean el monasterio de Santa María de las Cuevas, convertido en Centro Andaluz de Arte Contemporáneo. Los perros no podemos entrar en sus salas, pero sí podemos observar las obras de arte que salpican el exterior. 

Pendiente quedó una visita a Delimbo, una galería de arte urbano, contemporáneo y street art que hay en la Calle Pérez Galdós 1 y que nos recomendaron unos amigos artistas. También para el próximo viaje a Sevilla con perro nos queda la posibilidad de visitar los estudios y talleres dogfriendly de artistas como José Luis Castrillo (calle Alfarería, 98acc), Norberto León (Norler, en la calle Alfarería, 26) y Juan Manuel Salas De Andrés (Alma de Artista, en la calle Fuenteovejuna, 27). Las visitas a todos ellos (incluidos en el llamado Proyecto Garlo) se pueden concertar a través de sus páginas web.

Y es que la lluvia que cayó esos días en Sevilla nos trastocó bastantes planes…

RESTAURANTES CON PERRO EN SEVILLA

La norma por la que Sevilla regula lo relativo a los animales domésticos es la Ordenanza municipal de Tenencia de Animales  Según ésta, podrás acceder a los bares y restaurantes con tu perro, siempre que el propietario lo permita. La norma señala que “queda expresamente prohibida la entrada de animales, aunque vayan acompañados de sus dueño, en los establecimientos cuya actividad sea la de facilitar comidas que en los mismos se consuman, donde quedan incluidos: restaurantes y cafeterías, así como cafés, bares, tabernas, cantinas y otros establecimientos que sirvan comidas. Podrán tener limitado su acceso, cuando el titular del establecimiento determine las condiciones específicas de admisión, previa autorización administrativa por el órgano competente, en cuyo caso deberán mostrar distintivo que lo indique, visible desde el exterior”. Como curiosidad, hemos sabido que el 27 de marzo de este año el Ayuntamiento ha elevado al Pleno, para aprobación, una nueva ordenanza de tenencia responsable de animales.

Nosotros comimos más que bien en Toby eats de world, un amplio restaurante auténticamente ‘dog friendly’ que te recibe con una galleta en forma de hueso, un bol de agua, y te permite estar a tus anchas. Menudo lujo. Sirven tapas riquísimas, hamburguesas, ensaladas y postres deliciosos. Encima está situado frente a la bella Torre del Oro. ¡Olé! Al final de este texto os dejamos más lugares para comer, tapear…

También fuimos varias noches a cenar al Bar Avelino, que se encuentra en la plaza de Los Andes, en el barrio de Heliópolis, a dos pasos del Boutique Hotel Holos, en el que nos alojamos (os lo cuento más abajo). Este bar sirve típicas tapas sevillanas y está todo rico.

TRANSPORTE CON PERRO EN SEVILLA

Cercanías de Renfe es el único medio de transporte colectivo en Sevilla que acepta perros educados sin necesidad de transportín (sujetos con correa, gratis y sin límite de tamaño). El Metro de Sevilla prohíbe viajar con animales, mientras que el tranvía y los autobuses de Sevilla solo permiten pequeños perros en transportín. En este sentido, a Sevilla le ganan por goleada otras ciudades, como Madrid y Barcelona, que sí permiten entrar en el Metro a perros educados atados; Vitoria, que deja subir con perros atados al tranvía; o Palma de Mallorca, que cuenta con varias líneas de bus dogfriendly.

Con este panorama, en Sevilla tuvimos que ir en “el tren de San Fernando” (unos ratos a pie y otros andando…) y recurrimos también a la bicicleta que, con la dimensión de esta ciudad, es una forma cómoda y rápida de moverse. Puedes circular en taxi llamando al Servicio Municipal de Taxis de Sevilla e indicando que quieres viajar con tu perrete.

En cuanto a los alojamientos, encontramos una veintena de hoteles amigos de las mascotas en Sevilla, pero nos decantamos por Boutique Hotel Holos, en el que me sentí como en casa. Holos está situado en Heliópolis, en una villa rehabilitada en este tranquilo barrio sevillano que se construyó para la expo de 1929 y que está a unos 10 minutos en coche del centro de la ciudad. Me encantó la terraza de acceso, donde una sorprendente pérgola rodea a un limonero y un naranjo con cuyos frutos se elabora la mermelada del desayuno (sirven el típico desayuno andaluz). Carmen, la dueña, se ofrece amablemente a cuidar de los perros de sus huéspedes en el hall del hotel para que no nos aburramos si hemos de quedarnos solos. En el barrio está el citado Bar Avelino, que admite perros dentro, y una zona verde bastante grande (Parque de los Bermejales).

DÓNDE COMER CON PERRO EN SEVILLA 

Toby eats de world (Calle Almirante Lobo, 1).

Vermutería Yo soy tu padre. (Calle Gravina, 70).

Bodeguita Fabiola (calle Fabiola, 7).

La Corona. (Calle Relator, 21a).

La Cacharreria de Sevilla (Calle Regina, 14).

Vincent Café (Avd. Alcalde Manuel del Valle, 4. Edif. Canciller).

Bar Avelino (Plaza de los Andes s/n).

Crunch Cereal Cafe (Calle Amor de Dios, 36).